Seleccionar página

Introduccion

 

Querido/a amigo/a:

 

Muchas veces, te es difícil o imposible hacer un retiro espiritual en tu parroquia, o tomar parte de un retiro todo un fin de semana.

Sin embargo, la persona más ocupada puede hacer un retiro en su propia casa en cualquier momento.

Este panfleto, le hace posible y fácil hacerlo.

Lo único que se necesita es examinarnos por lo menos una vez al año…

Para mejorar seriamente nuestra vida en relación con Dios, renovar nuestra dedicación a El y estar más accesibles a servirle.

Tú puedes comenzar este retiro sugerido para una semana, cualquier día que escojas.

Si deseas, puedes usar el programa propuesto en este panfleto para tu retiro y utilizarlo en la forma que sea más conveniente para tí.

Por favor ten en cuenta que los ejercicios subrayados pueden ser hechos fácilmente en una hora.

Si es necesario 15 minutos al día será suficiente.

El Señor, nuestro Dios, siempre recompensará abundantemente cualquier cosa que tú hagas para El. 

Es el Señor quien en su propia manera inspirará y guiará tus pasos en este retiro.

Pasos Sugeridos para el Retiro Privado en su Hogar

Los siguientes cinco pasos son sugerencias solamente.

Cada persona y de acuerdo a la situación en su vida, puede usarlos o adaptarlos a sus necesidades:

  1. Asistir devotamente a la Santa Misa cada que te sea posible.

2. Trata de dedicar cinco minutos al día, utilizando una oración de meditación sacada de algún pasaje bíblico. Puedes utilizar los que hemos sugerido

para cada día o tú puedes seleccionar los que quieras.

3. Durante tu retiro disponte a encontrar con Cristo en el Sacramento de la Penitencia y recibiendolo en la Santa Comunión cada que te sea posible.

4. Si puedes reza una década del Rosario cada día durante tu retiro y medita aplicando el misterio de una manera práctica en tu propia vida.

5. Usa las oraciones sugeridas en este panfleto y trata de llevar tu oración a la práctica cuando veas la ocasión para hacerlo.

 

¿A dónde podré ir lejos de tú Espíritu?

¿A dónde podré huir lejos de tu presencia?

Si subo a las alturas, allí estás,

si bajo a los abismos de la muerte,

allí también estás.

Salmo 139:7-8